El Gran Ducado de Luxemburgo limita al norte y al oeste con Bélgica, al sur con Francia y al este con Alemania. Aproximadamente una tercera parte de la extensión del país está formado por las colinas y bosques de las Ardenas. El resto son tierras dedicadas a la agricultura. En la parte suroeste se encuentra la rica región vinícola del valle de Mosela. La capital, Ciudad de Luxemburgo, está ubicada alrededor de un peñón desde donde se divisan los valles de Alzette y Petrusse.

Tiene una superficie de 2.586 km2. Cuenta con 450.000 habitantes. Su Capital ciudad de Luxemburgo cuenta con 100.000 habitantes.
Monarquía Constitucional - Gran Ducado. Pertenece a la zona Euro.
Idiomas: Luxemburgués, alemán y francés.

Es un país en el que siempre estuve en él de paso, con estancias no superiores a un día. Destacamos sus paisajes naturales de gran belleza, cañones contenidos entre los ríos Alzette y Pétrusse.

Compras: Luxemburgo no es un lugar especialmente indicado para las compras, no es una ciudad barata y tampoco posee productos típicos o característicos que merezcan la pena. Pese a todo, sobre todo en el centro de la ciudad se encuentran pequeñas tiendas en las que se pueden encontrar oportunidades interesantes. Las porcelanas, los objetos de hierro forjado y la cerámica son posiblemente las mejores opciones. También un buen vino blanco de las Ardenas.

Moneda: Zona Euro.

Interesante la visita a la Ciudad de Luxemburgo y fácil de realizar con el tren turístico, se trata de un cómodo tour que se hace montado en un trenecito y que va recorriendo los mejores sitios de la ciudad, con sus explicaciones en audio (también en español). El tren se coge en el Puente Adolfo.

El Puente de Adolfo es uno de los lugares más emblemáticos de Luxemburgo, construido en 1903 sobre el rio Petrusse que atraviesa la ciudad.

La residencia de los Duques.
El Palacio Grand-Ducal es otro de los edificios emblemáticos que encontramos en la población. Inicialmente era el ayuntamiento de la ciudad, pero la familia real de Luxemburgo lo convirtió, el siglo XIX, en su residencia oficial. Los otros puntos interesantes de la ciudad son el Museo Nacional, formado por varias mansiones antiguas reformadas; el museo Pescatore y el Centro Europeo. Mención aparte merece la visita del recinto amurallado formado por las antiguas defensas: el fuerte Rocher de Bock. Este bastión, que aprovecha la abrupta orografía del terreno, todavía permite una magnífica visión de su carácter inexpugnable. Las fortificaciones más grandes y más interesantes son las casamatas del Bock y, pasado el arco que describe el río en su recorrido, las casamatas de la Pétrusse excavadas por los españoles en 1674.

La ciudad de Luxemburgo está estratégicamente protegida por las profundas hoces que forman los ríos Alzette y Pétrusse. Fue originariamente un fortín defensivo que, más tarde se convirtió en ciudad. La parte más antigua es la que ofrece los puntos más interesantes para el visitante. Esta zona histórica se aglutina, a través de calles estructuradas en cuadrícula, en torno a las plazas d’Armes y Guillaume II. La primera se encuentra rodeada de cafés y restaurantes, la segunda alberga el principal mercado de la ciudad y en su alrededor se sitúan los principales edificios administrativos del ducado. La catedral de Notre-Dame se encuentra en uno de sus flancos. Esta construcción fue levantada entre 1613 y 1618 y alberga numerosos estilos, desde el gótico al renacentista, su principal elemento distintivo es su esbelta aguja negra.

 

                                    Panteón de los Duques

Cementerio Americano con la Tumba del General Patton
A 5 kilómetros de la ciudad de Luxemburgo, en el pequeño pueblo de Hamm hay un cementerio militar en el que fueron enterrados más cinco mil soldados y oficiales americanos que perdieron su vida en la Batalla de Las Ardenas. Junto a ellos reposan los restos del famoso General Patton.

 

REGRESAR A PAISES

 

 

 

 

Powered by TNET & Daniel